Cómo Vamos con el Aviturismo

Quizás el segmento turístico no tradicional con más apoyo en la actualidad sea el Turismo de Observación de Aves, llamado también "Aviturismo" o "Turismo Ornitológico". Hace pocos días, el Instituto Guatemalteco de Turismo -INGUAT- lanzó varias publicaciones para que el público en general tenga acceso a esta actividad. Entre ellas están la "Guía de Observación del Quetzal en Guatemala", el "Manual Interactivo para Identificar las Aves de Guatemala", la "Guía de Observación de Aves en Guatemala" y el "Manual de Buenas Prácticas para la Actividad de Observación de Aves en Guatemala". Todas estas publicaciones son material de valiosa cuantía para aprender esta disciplina, y conocer cómo, dónde y cuándo practicarla en diferentes destinos guatemaltecos.

Los Antecedentes

Hace algún tiempo, participé en dos investigaciones destinadas a conocer cómo estábamos como país para dedicarnos a este segmento turístico. Definimos que Guatemala tiene recursos muy atractivos en cuanto a calidad de especies de aves, ya que hay una buena cantidad de ellas que sólo vive en las tierras altas del Norte de Centroamérica (llámese Guatemala), y del Sur de México. Además éste territorio se sitúa en la ruta de migración de especies en la temporada de invierno, por lo que es posible observarlas entre los meses de septiembre y abril de cada año. También descubrimos que existen ciertos destinos, con facilidades ya establecidas, y administraciones anuentes a participar en los esfuerzos de conservación y desarrollo turístico.

El Tropiezo

Hasta acá todo se veía de maravilla. Sin embargo encontramos un cuello de botella bastante agudo: "los guías turísticos". Muy pocos guías certificados por el INGUAT están en la capacidad de guiar grupos especializados en aviturismo. El nicho, en parte, lo han ocupado varios biólogos, muchas veces sin certificados oficiales o experiencia en cuanto a manejo de grupos o habilidades para guiar. Encontramos entonces, tres grupos de guías: los que están certificados y están especializados (poquísimos centrados en el área norte del país), los guías certificados sin conocimientos en observación de aves (bastantes, pero sin habilidades especializadas) y los biólogos o naturalistas que saben de aves pero no tienen conocimientos técnicos como guías (grupo pequeño, regularmente profesionales en naturaleza sin capacitación técnica en guiaje).

La Solución

¿Qué hacer? Educar. Ya existe una entidad que se dedica a formar guías de turismo: el Instituto Técnico en Capacitación y Productividad -INTECAP-. Lo lógico sería que los biólogos se capacitaran para poder desarrollar habilidades correspondientes a manejo de grupos, logística, relaciones humanas, etc. Por otra parte ¿quién capacita a los guías para que aprendan observación de aves? Pues claro, lo más lógico sería que también lo hiciera el INTECAP, y así fue. Desde el 14 hasta el 30 de abril de 2008 se llevó a cabo el primer curso para guías turísticos en turismo de observación de aves con énfasis en la región del Altiplano Occidental y la Costa Sur. El curso fue impartido por Claire Dallies de Masaya en el área teórica y por mí (Pablo Estuardo Alarcón) en los viajes de campo.

Este curso abarcó contenidos introductorios relacionados a los biomas de "Bosque de Montaña", "Selva Subtropical Húmeda", "Sabana Tropical", "Chaparral Espinoso" y "Selva de Montaña", con visitas a destinos ubicados en estos tipos de bosque.

El grupo, curiosamente, estuvo conformado por una audiencia heterogénea donde habían biólogos, naturalistas, dueños de propiedades a ser desarrolladas y guías turísticos con interés a especializase. Esta mezcla fue muy fructífera, ya que hubo un buen intercambio de conocimientos y experiencias. Además, todos conocieron los principales destinos para realizar visitas ornitológicas, con miras a promocionarlos y aumentar su visitación.

El Futuro

Este fue el primer paso de todo un camino por recorrer, y así cerrar la brecha de falta de capacidades por parte de los guías. Ahora resta seguir con nuevas sesiones de capacitación, mejorar el pensum y diversificar los contenidos a los demás biomas guatemaltecos. Es bastante por hacer, pero para quienes nos gusta la actividad, no hay nada mejor que disfrutar del trabajo que se ejecuta.

Por de pronto, si se desea información para cursos o seminarios en aviturismo, se me puede contactar a la dirección electrónica pabloealarcon[arroba]yahoo[punto]com y gustosamente podremos ponernos en contacto para la organización de este tipo de actividades.

¡Sigamos Pajareando!